Allá lejos y hace tiempo

Dice el autor al comienzo de la obra que nunca tuvo la intención de escribir una autobiografía y que trozos de su vida se encuentran ya narrados en algunas de sus obras escritas en la madurez. Sigue contando que llegó enfermo a una localidad costera de Inglaterra y al segundo día empezó a recordar vívidamente episodios de su infancia y juventud por lo que tomó el lápiz y comenzó a escribir un primer borrador durante esas seis semanas, Tres años más tarde lo repasó, corrigió y suprimió algunas partes.

El libro tiene en su versión original en inglés algunas expresiones castellanas, como “¡Perdón, por Dios!”, “Las once han dado y sereno...”, “las once han dado y nublado...”. En Allá lejos y hace tiempo se describen hechos nimios como el palomar que estaba junto a la casa paterna “blanqueado por fuera y con una pequeña puerta que siempre estaba cerrada con llave” y también imágenes que parecen salidas del libro de la naturaleza, un vuelo de patos silvestres, la muerte del perro Pichicho, el reír homérico de don Gándara,como por ejemplo cuando describe al ombú:

Su obra Allá lejos y hace tiempo fue llevada dos veces a la pantalla. La primera versión, dirigida por Ricardo Becher fue filmada en 1969 pero no se completó porque la edición y el doblaje que estaban a cargo de los coproductores estadounidenses no fueron realizados. La segunda versión fue dirigida por Manuel Antin y se estrenó el 25 de mayo de 1978.2